Cooperación Sur-Sur: La eficiencia de ayudar entre pares

Por Sebastián Grajales

5 de Septiembre de 2014
Imagen: Casa Rosada Presidencia de la nación Argentina

El nuevo sur global, como conjunto de países que comparten retos para el desarrollo de sus sociedades, vulnerabilidades frente países desarrollados y similares raíces históricas como haber sido colonias, está tomando un importante posicionamiento en el mundo contemporáneo debido sus altas tasas de crecimiento económico y su nueva capacidad para, como bloque, ejercer influencia en las decisiones del sistema internacional.

La cooperación Sur-Sur como alternativa creíble pero incompleta

La cooperación sur-sur facilita la adquisición de conocimiento técnico y de experiencias por parte de los países. Esto se da porque se realiza un dialogo horizontal entre iguales y no entre un superior cuya cooperación o ayuda va ligada a ciertos intereses, ya sean humanitarios o económicos. Adicionalmente la cooperación tradicional (norte-sur) se ha vinculado a países calificados como de “renta baja”. Sin embargo, con las nuevas dinámicas que han trascendido durante el siglo XXI, la mayor parte de la población en condición de pobreza se ubica ahora en países de “renta media”, generando que los países del “norte” ayuden a pocos (los calificados como de “renta baja”). Es por esto que nace esta nueva modalidad de cooperación, como alternativa para impulsar el desarrollo entre pares.

A medida que los países comparten experiencias, pueden generar cambios y desarrollos en los temas que se debatan, en el caso colombiano el proyecto One Village One Product (OVOP), cuyo fin es capacitar lideres municipales para que especialicen la producción de algún producto de su municipio teniendo en cuenta sus ventajas comparativas (ejemplo: La Unión/Valle del Cauca y su especialización en producción de uvas), ha capacitado a 75 nacionales en Japón para la producción de productos en diferentes municipios del país.

Sin embargo, la cooperación sur-sur no ha sido del todo efectiva para sus socios, en el caso de Colombia que tan solo posee 25 embajadas en países considerados como parte del Sur Global, no ha tenido relaciones fuertes con estos países. La mayoría de las embajadas colombianas, cuya función es representar el país y fortalecer relaciones las bilaterales, se encuentran en países desarrollados y obtienen mayores recursos mediante mecanismos de cooperación vertical.  Adicionalmente en los lineamientos de cooperación del país se han establecido prioridades como el fortalecimiento de la gestión del riesgo y el desastre, reducción de la pobreza extrema, crecimiento económico y fortalecimiento del sector agropecuario, sectores para los que se han obtenido resultados mediante Tratados de Libre Comercio con países desarrollados, como Estados Unidos y Canadá, o además de cooperación de agencias de las Naciones Unidas tales como Oficinas de Naciones Unidos contra la Droga y el Delito (ONUDD), Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Una oportunidad para evitar la dependencia de Colombia

Para alcanzar mejores niveles de desarrollo en las diferentes problemáticas que afectan a Colombia, se pueden utilizar mecanismos alternativos a la cooperación tradicional (norte-sur o vertical) como los que ofrece la cooperación sur-sur, ya que permiten el buen aprovechamiento de las capacidades y experiencias de los países pares o semejantes a Colombia. Aprovechamiento ejemplificado como la experiencia de la resolución del conflicto armado que ha compartido Colombia con Republica Democrática del Congo, ó la lucha contra el narcotráfico y los alcances que ha alcanzado Colombia y compartidos con México.

Sin embargo, la cooperación sur-sur no es la única forma de apoyar efectivamente el desarrollo y compartimiento de experiencias o ayudas técnicas, ya que han existido diferentes modalidades como la pertenencia a diferentes organizaciones subsidiarias. Colombia ha demandado la ayuda de países desarrollados y ha generado resultados positivos en la disminución de pobreza y atención a desastres naturales, esto generalmente con organismos de Naciones Unidas, organismos de cooperación de países desarrollados u organismos de estos países como la Unión Europea o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Para concluir, la nueva modalidad de cooperación, que nace de la urgencia de los países miembros del Nuevo Sur Global de obtener un mayor posicionamiento en el sistema internacional. Ha generado un dialogo horizontal entre países en vías de desarrollo lo que ha permitido acercamientos sin antecedentes como la Cumbre de América del Sur y África de 2006, la Asociación de Buzan de 2011 o el Foro Social Mundial de Dakar de 2011. Sin embargo, estos acercamientos no han tenido transcendencia tal como lo ha tenido la Agencias para el Desarrollo entre Europa y América del Sur, África y Asia, o la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés) con África, Asia y América Latina.

Recomendados

Se lanzó proyecto OVOP-Colombia – Agencia Presidencial para la Cooperación 

Embajadas y Consulados Colombianos – Interlatin 

Estrategia Nacional de Cooperación Internacional 2012-2014 – S.B Lion


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario