Colombia: Nueva potencia deportiva

Por Diego Nicolás Salamanca

10 de noviembre de 2014
Imagen: nuestrociclismo.com

James Rodríguez y Nairo Quintana tienen 23 y 24 años y ya son ídolos nacionales. Talentosos, disciplinados y siendo unos profesionales de elite, han dejado el nombre de Colombia en el top del deporte mundial durante el último año. Pero no es por casualidad. Un poco mayores, con un poco menos de reconocimiento pero con el mismo mérito y profesionalismo, Falcao y Rigoberto también se encuentran instalados entre los mejores del mundo.Hoy por hoy, el deporte es el mayor motivo de orgullo del país. Es un momento sin precedentes. Además del maginifico recorrido de nuestra selección en la Copa del Mundo, el campeón del Giro de Italia es colombiano, igual que la campeona de la Liga Diamante de atletismo. Los clubes de fútbol europeos pagan cifras exorbitantes por contratar los servicios de los integrantes de la selección Colombia y otro colombiano se consagra campeón del Mundial de Clavados.

James Rodríguez en el Real Madrid – CC0 Public Domain

James y Nairo: La imagen del cambio

En este contexto, hay dos deportistas que con sus logros, se han convertido en la representación de Colombia como un país de la élite del deporte. James Rodríguez y Nairo Quintana. Contemporáneos. Con 23 años para el primero y 24 años para el segundo, ya han hecho más que cualquier otro colombiano en sus respectivas disciplinas. Ser goleador de un mundial, ser el traspaso más caro en la historia del país o vestir la 10 del Real Madrid, son logros equiparables a ser el primer latinoamericano en ganar el Giro de Italia, ser segundo en su primer Tour de Francia o ser el líder del equipo Movistar.

James y Nairo han tenido carreras paralelas y son la imagen del cambio del país. Son jóvenes y ya llegaron más lejos que los demás. Tienen un techo altísimo por alcanzar en sus disciplinas además de ser dos deportistas tan aplicados como talentosos. Ver subir a Nairo pedaleando, impresiona tanto como el gol de James a Uruguay.

Entonces, cuando se habla de cambio, se hace referencia a James y a Nairo. A que el talento de estos niños no ha alcanzado su máximo potencial, entre otras cosas porque aún  no llegan a los 25 años. Y eso es algo que antes no habíamos tenido en Colombia: la posibilidad de ver deporte de alto vuelo protagonizado por los nuestros.

Falcao y Rigoberto: Grandes entre los grandes

Pero los motivos para enorgullecerse no acaban ahí. Este cambio, empezó antes del boom de Nairo y James. Radamel Falcao y Rigoberto Urán también están en la élite. Y llevan bastante tiempo allí, sin dejar de destacarse entre los mejores. Como deportistas, tienen todos los méritos. Se puede discutir que sus carreras se demoraron en explotar o que sus logros son menores por ejemplo, a los de Rodriguez y Quintana. Pero Falcao y Rigoberto, son otra generación y otro tipo de deportistas. Se prepararon para otra cosa y sus experiencias fueron diferentes. Llama la atención que sus carreras han sido tan paralelas como las de James y Nairo.

También se llevan un año de diferencia y desde el 2012 están en boca de todos. Fue en ese año cuando Rigoberto logró una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres además de un destacado séptimo puesto en el Giro de Italia. Mientras tanto, Radamel era elegido en FIFPro World XI luego de un año lleno de éxitos con el Atlético de Madrid y de una gran campaña con la Selección Colombia que le valió para sacudirse de múltiples críticas de las que había sido objeto. A esa altura de sus carreras Falcao (26) y Rigoberto (25) ya eran más experimentados de lo que son hoy en día James (23) y Nairo (24).

Recorridos distintos; mismo merito

Pero el mérito de estos dos deportistas es tal, que aun en ese momento no han hecho otra cosa que cosechar éxitos a partir de allí. Hoy, más cerca de los 30 que de los 20, Urán lleva dos años siendo segundo en el Giro de Italia de manera consecutiva, además de haberse convertido este año en el primer colombiano en liderar la competición (antes de ser superado por Nairo que acabaría ganándola). Es líder del equipo Omega y no deja de destacar en cada competición que disputa.

De Falcao, consagradísimo en la élite, ni hablar. No jugó el mundial por la desgracia de una lesión de rodilla que lo mantuvo inactivo desde el inicio de 2014 hasta el pasado mes de agosto. No obstante, después de ese brillante 2012, su carrera ha estado entre traspasos y sueldos multimillonarios, sustentados por goles y más goles.

En definitiva, estamos hablando de deportistas cuyas carreras, tienen techos de diferentes magnitudes. James y Nairo ya están donde están Falcao y Rigo, lo que inevitablemente hace pensar que pueden llegar más lejos pensando en su edad y proyección. Por otro lado, García y Urán representan la excelencia y cada paso de más que den de aquí en adelante, como los grandísimos avances que han logrado solo confirman que su profesionalismo y sus logros no tienen límites. Como colombianos, solo queda sentir orgullo y tener expectativas tan grandes como nuestros deportistas.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario