Guia de Prensa

La PRENSA MASTICADA es una selección de la información disponible en la web facilitando la lectura de la prensa. En función de la coyuntura, encontrarán una guía crítica de la prensa nacional e internacional o los recomendados entre los trabajos publicados por nuestros socios.

Escándalo por corrupción en Petrobras sacude a la economía y a la política de Brasil

Petrobras es la compañía más grande de Brasil, cuyos propietarios son el Estado y el Partido de los Trabajadores (PT), liderado por Dilma Rousseff, actual presidenta de ese país.

La multinacional petrolera protagoniza actualmente el mayor caso de corrupción de la historia brasilera y sus implicaciones políticas y económicas están a la orden del día. De hecho, desde que se hizo público el escándalo, Petrobras bajó al séptimo puesto en el ranking de empresas latinoamericanas de mayor valor en el mercado, cuando dos meses antes ocupaba el primer lugar, de otra parte, la implicación de personalidades políticas en el desfalco ha generado una fuerte inestabilidad política en el país suramericano.

Petrobras es investigado por elevación ilegal de precios en obras y contratos con el fin de alimentar una red de corrupción (W RADIO). Estas largas investigaciones han dado como resultado 11 personas condenadas, 82 personas juzgadas y 50 políticos investigados (El Tiempo).

Una de las principales involucradas en el escándalo ha sido la presidenta Dilma Rousseff quien, según El Espectador, está relacionada directamente a la dirección del Partido de los Trabajadores, involucrado en la gigantesca red de corrupción, sin embargo, la presidenta no ha sido implicada por la justicia, por petición de la procuraduría según afirma W RADIO.

Durante el gobierno de Rousseff, la inflación ha crecido aceleradamente llegando a superar el 7% así como el desempleo que alcanza tasas cercanas al 8.3%, además de una disminución del 1% del PIB en 2015, que sumado al mayor caso de corrupción en la historia de este país, han provocado protestas y manifestaciones en contra del gobierno, como las ocurridas el 15 de marzo y el 12 de abril de este año, en las que, según la Policía Militar brasilera, 800.000 manifestantes que ocuparon las calles de 150 ciudades.

Según Portafolio, en Febrero de este año, el Ministerio Público Federal calculó que el dinero desviado en operaciones por parte de Petrobras suma 2.100 millones de reales (892 millones de USD).

Además de Rousseff, el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva también se ve implicado en el escándalo al ser investigado por por tráfico de influencias con las que habría buscado beneficiar a la constructora Odebrecht cuyo presidente. Según el diario Portafolio, está en prisión acusado de desviar dinero en este mismo caso. Lula también se ha visto implicado indirectamente en la investigación contra José Dirceu, quien fue exministro de su gobierno y fundador del PT en Brasil, acusado de ser el líder de la trama de corrupción de Petrobras y quien además ya había estado en prisión por otro caso de corrupción, cuando sobornó diputados para beneficio del gobierno del expresidente Lula.

En este, el mayor escándalo en la compañía nacional petrolera, además de figuras públicas, también se han visto involucrados, empresas y constructoras de gran importancia como la Caixa Económica Federal, el segundo banco público más grande de Brasil que presuntamente desvió cerca de 32 millones de dólares, según informa El Espectador. Galvão Engenharia una de las constructoras más conocidas de Brasil, también se ha visto involucrada en el escándalo por conspiración, junto con políticos y ejecutivos de Petrobras, para canalizar comisiones gracias a la gran cantidad de dinero recibida por contratos de Petrobras.

El consejo de administración de Petrobras decidió elegir una nueva dirección ante la renuncia de la presidenta y de los cinco directores en Febrero de 2015. Paulo Roberto Costa, uno de los ex directores de Petrobras, quien se encuentra ahora en prisión por lavado de dinero al haber sido beneficiado por la red, afirmó que escándalos como el de Petrobras, ocurren en todo Brasil y es solo cuestión de investigación.

Tal como menciona Costa, hace falta mayor investigación y corregir falencias en la gestión y control de entidades y figuras públicas por parte del Estado ya que como en el caso de Petrobras, la corrupción se puede presentar en otras instancias llegando a afectar de manera negativa la situación económica y política de Brasil.

Recomendados Libre Pensador:

RCN – Caso de corrupción en Petrobras cambiará Brasil: Dilma Rousseff

El Espectador – “En Brasil no hay intocables”: Rousseff sobre corrupción en Petrobras

El Espectador – Contratistas internacionales envueltos en caso de corrupción en Brasil

El Espectador – Brasil: crisis anunciada

El Espectador – Fiscalía de Brasil pide investigar a 54 políticos por corrupción en Petrobras

El Espectador – Convocan protestas en todo Brasil contra la presidenta Rousseff

El Espectador – Descubren millonario desvío en otra importante empresa estatal de Brasil

El Espectador – Constructora ligada a Petrobras, en bancarrota

El Tiempo – Exdirector de Petrobras es arrestado otra vez

El Tiempo – Brasil golpeada por más corrupción

Portafolio – ¿Por qué fiscalía de Brasil abrió investigación contra Lula?

El Tiempo – Petrobras confirma que toda su dirección será sustituida

El Tiempo – Petrobras bajó rango entre las empresas latinas más valiosas

W Radio – Rousseff dice que el caso de corrupción en Petrobras “cambiará Brasil”

W Radio – Lista de investigados por corrupción en Petrobras pone a temblar a Brasil

El Tiempo – Preparan plan para financiar a Petrobras

El Tiempo – Rousseff, afectada por lío en Petrobras

El Tiempo – Acciones de Petrobras se hunden a su menor valor en 10 años

A menudo se escuchan noticias de problemas de corrupción en países latinoamericanos como Colombia, Venezuela, Perú y Brasil. Desde siglos atrás, pasando por la conquista, la historia fue testigo de los saqueos a la riqueza colombiana como el oro y las piedras preciosas, y los altos impuestos a las clases menos favorecidas para satisfacer necesidades personales. Estos actos no pueden tener algún otro calificativo más que corrupción. Brasil a pesar de ser un país emergente con un mercado satisfactorio reconocido a nivel mundial, no ha sido ajeno a esta problemática, pasando de ser un país “emergente” a un país en “emergencia” según “El País”.