Opinión


Cómo me dueles mi Venezuela

Leonor Celis

viernes 13 de marzo de 2015

Desde hace mucho “hemos perdido nuestra esencia de venezolanos”, como dice Miguel Ángel Landa, en su artículo Venezuela desapareció: “Nos cambiaron la comida, los olores de nuestra tierra, los recuerdos, los sonidos, las costumbres sociales, los nombres de las cosas, los horarios, nuestras palabras, nuestras caras y expresiones, nuestros chistes, los negocios, la parranda, o la amistad.” Así se sienten los venezolanos perdidos en un mapa donde ya no hay ubicación posible. El gobierno se encargó de dividirnos, polarizarnos para llegar a ser como dijo una vez Maduro: “Una mitad mayoritaria-los que ostentan el poder- y una mitad minoritaria-la llamada oposición-”.


Trastorno arribista de la personalidad

Mario Gallego

miércoles 4 de marzo de 2015

Al parecer cierto sector de la población colombiana sufre de algún tipo de trastorno mental o emocional que los lleva a preguntarse compulsivamente quiénes son, como no encuentran respuesta se lo preguntan a los demás: ¿usted no sabe quién soy yo? Y es que este no es un asunto menor, hay que imaginar la angustia de las personas que se encuentran en tal situación: se miran al espejo sin saber de quién es la imagen que se refleja.


Gamines de estrato 6 Vs ¿huérfanos superhéroes?

Nicolás Murillo

miércoles 4 de marzo de 2015

En medio de escándalos de corrupción, acusaciones de violaciones de derechos humanos y el famoso #UstedNoSabeQuienSoyYo, cada día se hace más difícil creer en un futuro mejor. Cada día estalla un nuevo escándalo. Por desgracia nuestra, cada uno demuestra que los que deberían sacar a este país adelante son los peores gamines, ladrones, corruptos, abusadores y elitistas que se pueda imaginar. Ya hemos visto como con los casos de Nicolás Gaviria o del hijo de Luis Gabriel Miranda, presidente de la Corte Suprema de Justicia, que no podemos esperar nada de los “bien nacidos”. Por lo tanto, sólo nos queda buscar el nuevo salvador de la patria, un huérfano heroico.


Crisis en Venezuela: Cualquier cosa puede pasar en este país

Leonor Elena Celis Martínez

viernes 27 de febrero de 2015

Casi dos años han pasado desde aquel 14 de abril que cambió el rumbo de un país. Una victoria que quedó llena de sombras, miedos, mentiras e incidencias. Las protestas que antes eran constantes y aisladas, fueron encendidas por la sangre derramada el pasado 12 de febrero de 2014, día de la juventud, donde se volvió a regar sangre por luchar por la libertad. Afortunadamente, los muertos no se han vuelto cifras exorbitantes, pero las humillaciones y los golpes a la democracia y la libertad, sí lo son: cada vez se endurecen más, cada porrazo entra más profundo. La falta de comunicación ha sido parte de la decadencia temporal que han tenido las protestas.