Sociedad


Indígenas comprometidos con la paz

Las comunidades indígenas de Colombia han estado atentas a los acuerdos que se están adelantando en La Habana entre el estado colombiano y las FARC. Principalmente los puntos de la reforma agraria integral, en los que se trata una de las principales problemáticas que han sufrido las comunidades indígenas como, también, los campesinos: la reintegración de los territorios que desde sus ancestros les han pertenecido y que a causa del conflicto armado,  se les han arrebatado, lo que ha puesto en riesgo su cultura y también su supervivencia. Ahora bien, las comunidades indígenas, interesadas en el tema de la reconciliación, trabajan en la divulgación y explicación de los acuerdos de La Habana, a través de los medios de comunicación propios, como es el caso de la emisora “Radio Waira” de Mocoa-Putumayo.  Ellos han estructurado programas informativos como “llegan ondas de paz, ondas indígenas que transforman” un programa de inclusión de las distintas comunidades del Putumayo, que cuenta con jóvenes y adultos capacitados en comunicación comunitaria, capaces de apoderarse de los medios de comunicación, para expresar su sentir y socializar temas de gran importancia, como lo es la Paz.



El Chorro de Quevedo, patrimonio nacional

Muchos de los colombianos han tenido la oportunidad de transitar por una de las plazoletas más peculiares del país, el Chorro de Quevedo; ubicada en la calle 13 con carrera 2, fue alguna vez la guarnición militar de Gonzalo Jiménez de Quesada en 1538. El contenido histórico y cultural de este lugar se ve en todas las llamativas y asombrosas cosas que lo rodean, desde su fuente en el centro y la Ermita del Humilladero, hasta el arte alternativo que acompaña sus paredes. Entre estas calles empedradas está una parte importante del patrimonio nacional y la historia de la que ha sido testigo.



Discriminados en su silencio

La comunidad sorda es discriminada, menospreciada y excluida de la sociedad colombiana. Una persona sorda es aquella que tiene una deficiencia auditiva y posee ciertos problemas para comunicarse oralmente, su principal forma de comunicación se da por el lenguaje de señas y el castellano escrito, por esto hacen parte de una minoría lingüística y sociocultural.Si bien en Colombia se reconocen como una minoría y sus derechos están normativamente garantizados, la realidad dista mucho de lo establecido en la política y la ley.



Repúblicas criminales en la capital de la República

Pasado más de un mes desde que un gigantesco operativo desmanteló el epicentro de la criminalidad bogotana conocido como El Bronx, el Distrito anunció orgulloso que esta intervención no sólo había logrado poner fin a esta “república independiente del hampa” sino que a su vez había impulsado un cambio positivo en los indicadores de seguridad en el centro de la ciudad. Sin embargo, pese a este presunto triunfo inicial hay reportes que indican que los fenómenos que estaban asociados a este sector estarían migrando hacia otras zonas de la ciudad, y aunque las autoridades han buscado mantener su presencia en “zonas rojas” como los barrios San Bernardo y Cinco huecos, lo cierto es que la proclamación de una nueva república del crimen en Bogotá parece estar a la vuelta de la esquina.