Política


El poder simbólico del Premio Nobel de la Paz.

Desde 1901, una comisión que emana del Storting, el Parlamento noruego, atribuye cada año el Premio Nobel de la Paz a una personalidad que actuó especialmente a favor de la misma. En efecto, en su testamento del 27 de noviembre de 1895, un año antes de fallecer, Alfred Nobel (1883-1896) forjó un sistema internacional de compensaciones con espíritu pacifista, meritocrático y cosmopolita. Este premio, el cual reconcilia la ética con la política desde la ruptura epistemológica en política realizada por Maquiavelo, es el máximo reconocimiento político que un líder puede recibir y del cual deriva un inmenso poder prescriptivo.



El BREXIT al mejor estilo tropical

Hoy los titulares de los periódicos nacionales e internacionales han hecho un cubrimiento especial sobre el resultado del plebiscito. La atención que la prensa le está dando a este acontecimiento no debe ser menospreciada, teniendo en cuenta que este iba a ser el punto de inflexión del conflicto con las FARC. Sin embargo, la razón principal por la cual todos los medios están hablando de lo que aconteció, se debe al resultado inesperado que se obtuvo en las urnas. Él “no” se levantó ante el “sí” contradiciendo los pronósticos de las encuestas y el optimismo que el Gobierno nacional manifestó durante toda su campaña. 

 



Paz en medio de la tormenta

Según la Defensoría del Pueblo, las BACRIM están en 27 de los 32 departamentos que tiene el país. El reto que estas representan para la seguridad del Estado colombiano y para las garantías al proceso de paz es contundente, y es que el accionar de estas bandas no se limita al control de pequeños territorios, sino que ha escalado de forma que ha desembocado en mayores problemáticas sociales y económicas, al punto de convertirse en el nuevo fenómeno paramilitar en Colombia.



25 años de la Constitución Política. ¿Es Colombia una democracia?

Al pensar en democracia, automáticamente se cavila sobre política, sobre el gobierno de turno o sobre el presidente, pero es importante pensar, además, sobre el papel que tienen o deberían tener los ciudadanos: ¿se participa en democracia? Desde la perspectiva de la democracia sustancial, esta trasciende la creencia colectiva e implica un estilo de vida colectiva que asegura la justicia y la igualdad. En Julio de 1991 Colombia proclamó la constitución política que define los fundamentos del Estado y le otorga a los ciudadanos herramientas para participar, decidir e incorporarse en la sociedad. Pero, al analizar la realidad en la que vive el país se evidencia que la democracia ha sido tergiversada. Es decir, Colombia es fundada bajo el principio de la democracia participativa, sin embargo, los ciudadanos no son quienes deciden sobre los cambios que afectan a la sociedad y las razones pueden ser varias: apatía de las personas frente a la participación política; prejuicio y desesperanza sobre un cambio social desde el juicio de que un voto más o menos no hace la diferencia. ¡qué equivocados están!



Álvaro Uribe ¿El Ronald Reagan colombiano?

La historia de los Estados Unidos bien podría partirse en dos, antes de Ronald Reagan y después de Ronald Reagan. Un famoso actor que había sido Gobernador y ahora se convertía en el cuadragésimo presidente en la historia del país más poderoso del mundo. Tal como se pronosticó con su campaña, la presidencia de Reagan fue controvertida, así como también lo fue la del nacido en Medellín el 4 de Julio de 1952. Las comparaciones pueden volverse odiosas cuando se habla de las gestiones de gobierno de cada uno, pero si algo tienen en común, es el carisma y la autoridad que despertaban sobre un pueblo que los vio como salvadores y héroes, aunque en uno de los casos, la situación se desbordó.