Cultura


La fiesta brava, ¿expresión cultural o de tortura?

Como bien es sabido, uno de los temas más controversiales y polémicos en los últimos días ha sido la reapertura de La Plaza de Toros La Santamaría, en vista del comienzo de la temporada taurina de 2017. En el 2012, durante la alcaldía de Gustavo Petro, la plaza de toros fue cerrada y las corridas de toros prohibidas, puesto que, según el entonces alcalde, la plaza necesitaba arreglos estructurales. A pesar de esto, la plaza fue escenario de diversos eventos culturales durante el período  de Petro y parte del de  Enrique Peñalosa. No obstante, en la alcaldía de este último, gracias a un fallo por parte de la Corte Constitucional, las corridas de toros iniciaron de nuevo.



Toros: sí pero no, dice la Corte

El 22 de enero se reabrió la Plaza de Toros de la Santamaría, sin embargo, en esta ocasión no fue para una muestra cultural como un concierto o una obra de teatro. Después de 4 años, la historia se repite, volvió la controversial fiesta taurina, que había sido prohibida por el anterior alcalde de Bogotá. A raíz de un fallo de tutela de la Corte Constitucional, la pasión de algunos capitalinos volvió a la vida. Sin embargo, no todos los bogotanos recibieron positivamente el regreso de la temporada taurina y esto se mostró en las violentas protestas alrededor de la plaza.



Vuelve y juega el Bronx; ¿hay que buscar culpables?

Uno de los temas más sobresalientes en los últimos días es el Bronx, sector bogotano en que la Alcaldía Mayor de Bogotá realizó un proceso de desalojo que repercutió sobre los habitantes de calle, quienes conocían el Bronx no solo como un barrio víctima del tráfico de drogas y la prostitución sino, también, como su hogar. Una de las principales problemáticas se origina en que los habitantes de calle se movilizan hacia los barrios vecinos y plazas cercanas, hecho que no solo afecta el ambiente  público, sino que también perjudica a los comerciantes y a los hogares ubicados dentro este espacio. En estas circunstancias, la sociedad ha tomado un papel crítico que defiende que la principal causa de lo sucedido es la falta de planeación por parte del Alcalde Enrique Peñalosa en el proyecto de desalojo.



Chocó de fiesta con san Pacho (segunda parte)

Entre el 3 de septiembre y el 4 de octubre, Quibdó se viste de fiesta. Comparsas, desfiles, bailes y sonrisas son el adorno de la ciudad gracias a las Fiestas de san Francisco de Asís o san Pacho; fiestas que en un principio eran netamente religiosas, pero a partir de 1926 son emblemáticas del departamento. Las coloridas celebraciones inician el 3 de septiembre en la noche, donde todos los barrios salen a recorrer las calles en el llamado “bunde” y los días siguientes las calles de la ciudad se convierten escenarios de risas y bailes por parte de los asistentes a tan especial ocasión. Posteriormente, el 20 de septiembre se lleva a cabo una actividad conjunta que se caracteriza por el recorrido de las banderas de cada barrio acompañado de comparsas; en este desfile participan entidades públicas y privadas que desempeñan labores en la cuidad, instituciones educativas y de la Junta Franciscana —la encargada de la organización de las fiestas de san Pacho—.