Cultura


Bogotá: ¿una nueva esperanza ciudadana?

Bogotá,  capital de Colombia, es una ciudad, que a lo largo de los años, ha estado en constante crecimiento y desarrollo no solamente por parte de sus habitantes bogotanos; sino, también, por la llegada de diversos grupos regionales que conforman a Colombia en todo su esplendor, haciéndola un lugar de diversidad.  Frente a la constante llegada de estos grupos regionales a la capital y el aumento poblacional que hemos estado viviendo, se ha hecho necesario el crear una cultura ciudadana y sentido de pertenencia por la ciudad, lo cual redunda en una buena convivencia para todos. Algunas administraciones distritales se han encargado de generar programas que promueven la construcción de cultura ciudadana, pero aún hay vacíos en la publicidad  y apatía por parte de algunos  ciudadanos frente estos programas.



Las corridas de toros: límite entre cultura y maltrato

Las corridas de toros son una de las tradiciones españolas más antiguas del mundo, así como las más polémicas. Esta fiesta no se daría si no existiera el toro bravo. Como bien es sabido, la llamada corrida de toros se trata de un evento dividido en tres tiempos: varas, banderillas y muerte; tiene una duración aproximada de 20 minutos, el espectáculo se inicia con el toque del clarín. Desde que el alcalde Gustavo Petro suspendió en el año 2012 en Bogotá este acto en la Plaza de Toros de La Santamaría, se generó un debate entre partidarios y no partidarios; es decir, los que apoyan esta intervención y los que se niegan a aceptarla. Dentro de las posiciones que surgieron se encuentran los que argumentan que la tauromaquia es un arte que viene de tradición española y hace parte de la idiosincrasia nacional y aquellos que lo consideran como un acto público de maltrato animal.



La inteligencia de las manos: Lea esto antes de aplaudir

Si usted ha venido notando que cada vez con mayor frecuencia, en las diversas reuniones a las que asiste, experimenta sorpresivamente un cierto cosquilleo en las palmas de la manos y la consecuente e imperiosa necesidad de soltarse a aplaudir, busque rápidamente un lugar discreto, siéntese, relájese y espere a que se le pase. Si no se le pasa con esta sencilla estrategia, usted puede estar contaminado con un mal de estos tiempos: la proclividad al aplauso.



Bogotá: ¿En qué quedará la corrida?

El 27 de Junio del 2013 el Congreso de la República de Colombia por medio de la ley 1638 prohibió el uso de animales silvestres, tanto nativos como exóticos en espectáculos circenses. Este fue un avance en materia de protección animal pues no se contaba con leyes puntuales para la defensa de la fauna en el país, sin embargo en el ámbito taurino el panorama no es tan alentador. En cuanto a la fiesta brava el debate es más complejo, pues así como cuenta con bastante opositores que son a su vez defensores de los derechos de los animales, también cuenta con aficionados que no cederán en la lucha por mantener la legalidad de la tauromaquia tanto en Bogotá como en el resto del país.