Sociedad


Big Data: ¿Vigilados y controlados?

La información, hoy más que nunca, está al alcance de cualquier persona que tenga a su disposición Internet: eso se sabe.  Pero para algunos este cúmulo de datos o Big data irrumpe de manera inesperada y disimulada en la privacidad del ser humano. Se está viviendo en un mundo vigilado sigilosamente. Expertos han llamado a esta época el cyber utopismo  o la creencia de que la comunicación en línea libera, como lo explica Evgeny Morosov. No obstante, pese a que los gustos, tendencias, puntos de vista u opiniones sean conocidas en la red para cambiar estrategias publicitarias o tendencias ideológicas, el  Big data también tiene sus bondades.



 Ciudadanía global: Conciencia verde

Son muchos los que se han unido en el mundo para hacer realidad las frases que  se escuchan y se leen a diario: “Cuidemos el planeta”, No desperdicies el agua: la Tierra tiene sed”, “Recicla, salvemos el planeta”, en fin. Despertar la conciencia de personas indiferentes es una tarea ingente para las organizaciones interesadas en promulgar el interés por salvar el planeta. Sin embargo, — si se permite en este espacio— existen héroes que a veces pasan inadvertidos y que día a día hacen posible que estas frases, que parecen un cliché, trasciendan. Son varios los ejemplos de estas calladas figuras que sí trabajan por conservar el lugar donde vivimos todos. Entre ellos se encuentran músicos, diseñadores de moda, realizadores de cine y televisión. Este artículo está dirigido a reconocer algunas figuras que con su trabajo y vocación hacen posible que tengamos un planeta con conciencia verde.  



¿Crisis de recursos?: el dilema de las Organizaciones de la Sociedad Civil

Desde 2010 diversos factores, entre ellos la crisis económica en Europa y la condición de Colombia como país de “renta media alta” según la OCDE, han provocado una paulatina reducción en la Ayuda Oficial al Desarrollo ‒ AOD. Algunos señalan que el país “enfrenta la última ola de cooperación internacional”, y que en general las Organizaciones de la Sociedad Civil ‒ OSC se están quedando sin recursos. Si uno tiene contacto con personas que trabajan en algunas de estas organizaciones, queda la sensación de que hay un panorama generalizado de crisis en un sector tan clave para la consolidación de un país más equitativo, educado y en paz; como lo propone el actual gobierno nacional. ¿Pero qué tan real puede ser esta crisis?



La inmigración musulmana en Francia: ¿desarraigo y terrorismo?

Una consecuencia notoria de la globalización económica, es la construcción de una población excedente. Son personas que por diversos motivos se deshumanizan, para convertirse en el desecho del capitalismo salvaje y del neoliberalismo; o en los marginados de una sociedad que no desea aceptarlos. Una de las razones que explican la deshumanización, radica en el fenómeno de la inmigración musulmana: verdadera población excedente. Según el Pew Research Center, en Europa hay 38 millones de musulmanes, es decir el 5% de la población total; y tan solo en Francia hay aproximadamente 5 millones. Muchos inmigrantes y un gran número de refugiados se convierten en el “residuo humano” personificado: sin ninguna función “útil” que desempeñar en el país al que llegan y en el que se quedan, y sin intención ni posibilidad realista de ser asimilados e incorporados, según Zigmunt Bauman (2005).