Sociedad


Justo como Jonás: tragados por una ballena… Azul

En los últimos días se ha hablado en Colombia de un nuevo juego que se originó en Rusia hace dos años y que ha logrado llegar a Latinoamérica a través de las redes sociales en los llamados ‘grupos de la muerte’, este reto se denomina “La ballena azul” e invita a jóvenes y niños a completar una serie de cincuenta retos que implican actos de autolesión y que culminan con el suicidio. Se presume que este juego ha ocasionado la muerte de tres menores hasta el momento, en los departamentos de Cundinamarca, Valle del Cauca y Norte de Santander.



La revolución de los imbéciles

“Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos rápidamente eran silenciados, pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los imbéciles” Umberto Eco



¿Trump contra China?

El objetivo de “hacer grande a Estados Unidos otra vez” es una factura que la nueva administración de la Casa Blanca quiere endosar a muchos países. Desde la campaña, el empresario Trump se solazó en señalar tres grandes adversarios, a quienes prometió someter o aniquilar. Ellos siguen siendo sus mayores obsesiones: las organizaciones islámicas radicales, la inmigración ilegal y China. Dentro de las primeras medidas, provocadoras de controversia interna, arremetió contra siete países de mayoría islámica y desde los cuales, por cierto, no llegaron los atacantes del territorio estadounidense. Esa orden inconstitucional está a consideración de la Corte Suprema.



Su Majestad, Donald I

Si las cosas siguen como van, esa sería la manera correcta de llamar en un futuro no muy lejano, al presidente republicano que  acaba de instalarse en la Casa Blanca. Esta sería seguramente la conclusión a la que llegaría quien mirara con atención el rumbo que está tomando el nuevo gobierno, nombrando a personajes como Stephen Bannon en puestos claves como el Consejo de Seguridad Nacional.  La sociedad norteamericana se estaría encaminando hacia una especie de monarquía.

Sería el cumplimiento del sombrío vaticinio que hiciera Lewis Lapham, editor de la revista Harper’s, quien en una entrevista publicada en Colombia por la revista El Malpensante, en la que analizaba juiciosamente las consecuencias que para las mentes norteamericanas  trajo el cambio masivo de los libros por la televisión, afirmaba que una sociedad que quisiera llegar a ser verdaderamente democrática exigía de sus ciudadanos y políticos “Un alto nivel de cultura, sentido de la historia y al menos en el contexto norteamericano una ética derivada del programa de estudios de la Biblia”.