Cultura


Ruíz-Gallardón no lee a Magris

El entonces ministro de Justicia español Alberto Ruíz-Gallardón  salió con el siguiente apunte en la sede del Centro de Estudios Garrigues en Madrid este seis de septiembre: “Como todos los presentes saben muy bien, en estos momentos estamos en plena tramitación del proyecto de ley de reforma del Código Penal. Pues bien. Desde el Ministerio nos estamos planteando algo novedoso: tipificar como conducta delictiva el acto de dar una conferencia”. El apunte que el periodista que cubre el acontecimiento celebró como original, fue recibido por la audiencia con una sonora carcajada.



¿Somos la sociedad más informada y, al mismo tiempo, la más ignorante de la historia?

Antes de abandonar la ciudad, los generales de Atenas enviaron un mensaje a Esparta. El mensajero fue un ateniense llamado Filípides… Él llegó a Esparta un día después de haber salido de Atenas y pronunció su mensaje ante el gobierno espartano. “Hombres de Esparta los atenienses os piden ayuda, y os ruegan que no permanezcáis de brazos cruzados mientras la ciudad más antigua de Grecia es aplastada y sometida por un invasor extranjero” (Heródoto, Historia VI)



“¡No pagamos por pensar, limítese a trabajar!”

Parece que  entre más herramientas elabora el ser humano para alcanzar el ideal de una sociedad del conocimiento, cada vez nos hallamos más lejos de alcanzarlo. Mucho se ha hablado acerca de la búsqueda incansable del conocimiento tras la cual han caminado las diferentes generaciones de la historia, mientras más caminamos tras de él a mayor velocidad se aleja de nosotros. En realidad podría tratarse de un simple problema de definición quizá lo que en realidad se está buscando no es una sociedad rica en conocimiento -que de suyo es inabarcable-, sino en capacidad de pensamiento.