Cultura


Mandarín: más que un idioma, una herramienta para los negocios y la vida

En los últimos años y desde que China se ha convertido en una de las más grandes potencias comerciales, el mandarín, idioma principal y nativo de este país, ha tomado notable importancia en el mundo, principalmente en el ámbito de los negocios. Debido a esto, las personas interesadas en adentrarse en el área del comercio recurren a aprender esta compleja lengua, para sobresalir entre los demás empresarios que existen.



Cine, ¿es su muerte inevitable?

El Festival de Cine de Cannes, en su última edición, fue el epicentro de una gran polémica. Durante este concurso, dos de las dieciocho películas nominadas a la Palma de Oro, el máximo premio entregado en este festival, fueron producidas por la compañía Netflix. Por esto, estas dos cintas no fueron estrenadas en salas de cine, como tradicionalmente se hace; por el contrario, estas hicieron su debut vía streaming, por internet. Debido  a  esto, la organización del festival tomó una decisión: las películas que participan por algún premio, deben proyectarse anteriormente en los cinemas franceses.



“El arte no está hecho para otra cosa que para mover la insensibilidad humana…” (Reportaje, primera parte)

“Si, cómo no, eso de que el mundo está hecho de átomos, sí sí, el mundo no está hecho de átomos, el mundo está hecho de historias, porque son las historias las que uno cuenta o las que uno escucha, que uno recrea, que uno multiplica, son las historias las que permiten convertir el pasado en presente y las que también permiten convertir lo distante en cercano, lo que está lejano en algo próximo y posible” Eduardo Galeano.

Pero, ¿cómo se teje una historia que ha dejado una sociedad resquebrajada y un sin fin de víctimas? ¿Cómo se teje entonces la paz en Colombia? ¿Es posible que aquello del pasado que se sigue reflejando en el presente, nos permita seguir adelante? ¿Hay iniciativas de la sociedad civil para ello? Sabemos que el conflicto colombiano tiene una vigencia de más de 50 años, una vigencia lo suficientemente prolongada para poner en enfrentamiento al Gobierno con diversos grupos al margen de la ley, alzados en armas o simples civiles. El porqué del conflicto no es fácil de definir.  Se remonta a la inconformidad de un grupo de campesinos con el gobierno bipartidista de turno. Pero hoy en día la idea misma de lucha se ha tergiversado tanto, que el conflicto es la causa de un choque de intereses. La necesidad de controlar el territorio, la necesidad de tomar posesión de recursos naturales para financiar la causa armamentista, y el narcotráfico han desbordado hasta tal punto en donde hay masacres, secuestros, extorsiones y violaciones.

Y entre todas estas, nos preguntamos qué pasa con la sociedad civil, qué ha hecho y qué ha dejado de hacer para ayudar a la reconstrucción del tejido social, que cada vez se deteriora más. Dentro de esta cuestión no cabe duda que la sociedad civil se manifiesta de diferentes maneras, y entre la que nos interesa destacamos al arte, “el arte como expresión de los más profundos sentimientos por el camino más sencillo”,  decía alguna vez Einstein. El arte que hoy en día se posiciona como uno de los recursos más valiosos y significativos que tenemos entre manos para darle voz a la memoria del conflicto y generar consciencia y empatía con las víctimas.