Editorial


Editorial: Por un 2015 más crítico que nunca…

La tolerancia y el fanatismo nunca se llevaron muy bien. La semana pasada, el mundo fue testigo de uno de los ataques más duros a la libertad de prensa y de opinión. En Paris, nuestros colegas de Charlie Hebdo pagaron un alto precio por sus palabras y, por vocación, el Libre Pensador no podía pasar por alto estos eventos y sus fundamentos. Al igual que Charb, Wolinski, Tignous y Cabu, muchos periodistas y caricaturistas arriesgan su vida todos los días para aportarnos una voz disonante y ayudarnos a pensar, a reflexionar y a cuestionar nuestras creencias y convicciones. Sin estar necesariamente de acuerdo con lo que dicen, tenemos que combatir para que todos tengan el derecho a expresarse, como decía Voltaire, siempre en un ambiente de respeto y de paz.