Mockus o el Quijote pacifista.

Por Daniel Del Castillo Rengifo

02 de marzo de 2015.
Imagen: Sergio Fajardo Valderrama.

Antanas Mockus el matemático. Antanas Mockus el académico. Antanas Mockus super cívico. Antanas Mockus, el político. Antanas Mockus: el hombre. Antanas Mockus y su marcha por la vida. Desde cualquier ángulo que lo observemos, este lituano de 62 años, resulta un personaje – y una personalidad – interesante dentro de cualquier ámbito, ya que se prefigura como un verdadero prohombre.

Colombiano, ¡No matarás!

La controversia, en su acepción periodística, se define como la publicación de informaciones que hasta ahora habían permanecido ocultas por intereses individuales, ya sea de orden político o económico; o bien, como la creación de discusiones en las cuales se defiende, gracias a varios artífices discursivos y argumentativos, las distintas posturas a las que haya lugar. Pues bien, la controversia no ha estado ausente de la vida de Antanas Mockus, todo lo contrario. Desde que se bajó los pantalones para mostrar sus nalgas a un grupo de estudiantes que lo abucheaban, hasta su célebre hora zanahoria, parece ser que la polémica ha marcado la vida del personaje público. El episodio más reciente es el de la marcha por la vida, que el político lanzó el 16 de febrero (Arango, 03 de marzo de 2015). Estas movilizaciones ya han tenido varios antecedentes en la historia reciente de Colombia. Entre ellas, la que más participación tuvo – alrededor de unas seis millones de personas a nivel nacional, según Wikipedia – fue Un millón de voces contra las FARC, el 04 de febrero de 2008; también es la más recordada por los colombianos: realmente multitudinaria. En efecto, con estas marchas Mockus ha venido liderando un proceso de cultura de paz. Haciendo alarde de su gran pacifismo, el 13 de febrero expresó: “La marcha es por la vida, por la vida de todos, no hay justificación que por robarle un celular a la gente se corra peligro. Las vidas son sagradísimas” (W radio). Este pacifismo expresado a favor de la protección de la vida, ya lo había recalcado el pedagogo en la entrevista que le realizó la revista Bocas en su edición #32 de julio de 2014, en la cual afirmó que: “la asignatura pendiente más importante en Colombia es: no matarás”; así como que le gustaría que al menos le entendieran: “Que la vida es sagrada [según] el artículo 11 de la Constitución”. Por un lado, en un país cuya tasa de homicidios ha disminuido sustancialmente, es cierto; pero esta todavía alcanza alrededor de un 28% por cada 100.000 habitantes (El Colombiano), esta es una propuesta importante.

Sobre todo, resulta bastante original, que mientras que todos los actores inmiscuidos en el proceso de paz en Colombia se encuentran dedicados principalmente a debatir los temas del marco jurídico de la justicia transicional, y de la supuesta impunidad en la cual este podría derivar; cual Quijote pacifista, Mockus proponga una reflexión sobre el valor superior de la vida. Sin lugar a dudas, esta propuesta es profundamente valiosa para nuestra sociedad: no solamente porque se sale de los esquemas politiqueros que han venido creando los opositores al proceso, esto con el fin de encerrarlo en una imposibilidad histórica; sino porque justamente lo saca de tal imposibilidad y lo alza al nivel de un valor superior, como es la sacralidad de la vida humana. Haciendo alarde de un pacifismo innato, busca la despolarización alrededor de un tema consensual como lo es el derecho y la protección a la vida.

Quid de los ideales pacifistas en Colombia

De acuerdo con Ana María Arango, en este país hasta una marcha pacifista se traduce en contienda política. Uribe se había anotado un punto a su favor al sacar de sus casillas al pausado Mockus, ya que logró re-politizar la marcha y polarizar el ambiente nuevamente. Así lo demuestran las distintas reacciones de los congresistas de la U y del Polo. Algunos incluso – como el senador Robledo – capitalizaron la polarización alrededor de la marcha, y aprovecharon la oportunidad política para hacer (protagonismo, oportunismo) oposición política al gobierno Santos.

Se pregunta uno frente a este escenario: ¿Dónde quedaron los ideales pacifistas? ¿Se perdieron en el proceso político? Desde el 16 de febrero pasado, Mockus contraatacó relanzando su marcha (El Espectador). Desde un acto simbólico en el Cementerio Central, Mockus le dijo a Uribe: “Doctor Uribe, póngase la camiseta y vaya a La Habana” (El Colombiano), destapando la relación manifiesta entre la marcha por la vida y su postura pacifista. Al cierre de esta edición, el presidente Santos confirmó su participación (El Espectador). Aún más, ya no solo invita a Uribe sino que también a las FARC y afirma que “si marcharan sería muy bello”. Aunque las FARC tampoco marcharán, el solo hecho que nuestro Quijote los invite es importante desde el punto de vista simbólico: ¡Aquí hay un hombre que cambia las cosas! De nuevo, le apuesta a la despolarización política. Efectivamente, ya lo había dicho durante su entrevista en la revista Bocas: “si yo estuviera en las FARC, diría que la prioridad total es hacernos querer de la gente”. De este modo, este será un acto cargado de simbolismo, porque ese día también se celebra el día de la mujer, que es el próximo domingo 08 de marzo. Observen lo que dice Mockus de la función social del simbolismo, que nos permite comprender los actos polémicos del hombre: “Y obviamente, digamos esta comunicación que suscita emociones fuertes tiene un sentido que depende mucho del contexto. Y hay también elementos de causalidad, algunas cosas se dicen metafóricamente más rápido que directamente, con efectos más fuertes; como que la metáfora llega más directamente al corazón de la gente” (Bocas). ¿Asistirá usted a la marcha por la paz después de leer este artículo? ¡Espero que sí!

 

Recomendados Libre Pensador:

Ana María Arango – Antanas Mockus: la pelea por la ética y la vida – El Libre Pensador.

Wikipedia – Un millón de voces contra las FARC.

El Tiempo – Con tranquilidad avanzan las marchas en el país. 

W Radio – Marcha por la vida no es una refrendación al proceso de paz: Antanas Mockus.

Reconciliación Colombia – Marcha por la vida propone Antanas Mockus.

UNESCO – Constitución Política de Colombia de 1991.

El Colombiano – En 2014 se presentó la tasa de homicidios más baja en 34 años. 

Revista Semana – La marcha convocada por Mockus divide al Congreso.

Las 2Orillas – ¿Cuánto cuesta la movilización por la paz que promueve Mockus?

Caracol Noticias – Cuestionan marcha por la paz de Mockus por contratos con el Gobierno.

El Colombiano – Esa plata ya se gastó, no se va a utilizar en la marcha: Mockus.

El Espectador – Antanas Mockus relanzó su marcha por la vida.

El Colombiano – Mockus invita a las Farc y a Uribe a la Marcha por la vida.

El Espectador – Santos anuncia que asistirá a marcha por la vida promovida por Antanas Mockus.

El Tiempo – Mockus invita a las Farc a participar en la ‘Marcha por la vida’.

El Espectador – Mockus sorprendió al invitar a las Farc a su marcha por la vida.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario