Antanas Mockus: La pelea por la ética y la vida.

Por Ana María Arango D.

3 de marzo de 2015
Imagen: Heinrich-Böll-Stiftung

Mientras los colombianos se baten entre la solución negociada o militar al conflicto armado que azota el país desde hace más de cincuenta años, una convocatoria para marchar por la vida genera nuevas divisiones y polariza aún mas una sociedad que permanentemente asume posiciones radicales.

En enero de 2015, el ex alcalde, ex rector de la Universidad Nacional y ex candidato presidencial Antanas Mockus convocó a diferentes sectores de la sociedad a unirse en una causa común: la defensa de la vida en una marcha que tendrá lugar el 8 de marzo. La propuesta, además de moral y éticamente inapelable, proviene de quien se ha convertido en un símbolo de la decencia cívica en Colombia.

 Parte de la apuesta del académico, fue invitar a los senadores Iván Cepeda y a Álvaro Uribe, que representan sectores ideológicamente opuestos de la política colombiana, a marchar juntos por la vida. El senador Cepeda aceptó la invitación, pero el senador Uribe arremetió contra Mockus acusándolo estar convocando a la marcha por órdenes del gobierno de Juan Manuel Santos.

 Lo que dice Uribe:

El senador Álvaro Uribe respondió la invitación con un twitter: “Doctor Mockus no nos invite a marchas por cuya promoción Santos le paga a usted” haciendo eco de la denuncia que hiciera su hijo Tomás sobre la existencia de un contrato entre el fondo de Programas Especiales para la Paz y Corpovisionarios, corporación que dirige el académico.

El contrato, que terminó en diciembre pasado, tenía como objetivo “diseñar, implementar acciones innovadoras que contengan mensajes e ideas estratégicas para invitar a una movilización ciudadana que promueva el respaldo social ante las conversaciones que adelantan el Gobierno y las Farc en La Habana”.

En ese sentido, el senador Uribe afirma que la independencia de Mockus está comprometida, y que la promocionada marcha por la vida, no es más que un acto plebiscitario promovido por el gobierno de Juan Manuel Santos para promocionar el proceso de paz que adelanta con las FARC.

El objetivo común, la defensa de la vida

Antanas Mockus por su parte, aclaró que si bien el hace parte de Corpovisionarios, la marcha es una propuesta personal fundamentada en su experiencia y soportada por el trabajo que ha desarrollado desde sus cargos políticos y académicos.

De otra parte, sobre el contrato, tanto el académico como funcionarios de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, han aclarado que el contrato que denunció Uribe, contemplaba el desarrollo de herramientas académicas y tecnológicas para hacer promoción al proceso de paz y que en tal sentido buscaba proveer al gobierno con servicios para que este se encargara de la promoción, no hacer la promoción directamente con la ciudadanía. El monto pagado por el gobierno a Corpovisionarios, cubrió entonces el diseño de una estrategia de comunicaciones y pedagogía y de algunos juegos y actividades lúdicas que a Oficina del Alto Comisionado para la paz utilizará en el futuro.

Mockus asegura que la marcha convocada para el 8 de marzo no ha recibido financiación alguna del gobierno y que no tiene ningún tinte partidista ni ideológico más allá de unir a los colombianos de diferentes tendencias alrededor de la defensa de la vida. No pretende entonces, apoyar el proceso de paz de la Habana ni rechazarlo y es precisamente por eso que convocó a quienes lo apoyan y a quienes lo rechazan.

Y entonces…

Mientras Uribe y sus seguidores se mantienen en su rechazo a la marcha y en sus cuestionamientos contra Mockus, los seguidores de este sostienen que el senador Uribe utilizó su denuncia para crear una cortina de humo que desviara la atención sobre el caso de María del Pilar Hurtado y las chuzadas que se hicieran durante su gobierno.

Lo cierto es que cuestionar la independencia de Mockus es como cuestionar el rechazo al proceso de paz de Uribe, y muchos entendieron la crítica del senador como absurda.

El 8 de marzo entonces se realizará la marcha a la que sigue invitado el senador Álvaro Uribe que seguramente no asistirá, por que después de este escándalo, marcharán los seguidores de Mockus, los defensores del proceso de paz y los detractores de Uribe y seguramente, quienes defienden la vida como valor fundamental para una sociedad tan guerrerista como la nuestra.

Recomendados Libre Pensador:

Razón Pública – Uribe contra Mockus: tapar el sol con un dedo

El Espectador – “Doctor Mockus no nos invite a marchas por cuya promoción Santos le paga a usted”:Uribe

La Silla Vacía – Mockus hará la marcha porque quiere, no porque le pagaron aunque..

El Tiempo – 8 de marzo, nueva fecha para la marcha por la vida


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario