Amor, literalmente

Por Adriana Rodriguez Saavedra

15 de septiembre de 2014
Imagen: Wilmar .t.l.r.

Una buena alternativa para entender los avatares que atañen al corazón es la lectura; los maestros de la escritura ofrecen variopintas alternativas para rumiar el amor que, en definitiva, es uno de los motores que le dan vida a la vida.  A veces, las palabras bien intencionadas de los amigos no son suficientes para menguar el desasosiego que  este despierta o la falta de él. Aunque parezca irónico, son las palabras de los desconocidos las que logran un mayor efecto, pues no están viciados con nuestra propia historia, con nuestros defectos o virtudes. Simplemente, ofrecen una mirada desprevenida que puede, en un momento determinado, hacer replantear, contemplar y hasta entender lo que puede llegar a ser el amor. He aquí, entonces, algunas sugerencias para sentirlo en soledad.     

Da más fuerza saberse amado que saberse fuerte”: Goeth

Fernando Savater advierte que “el vigor incombustible atesorado por los niños que crecieron amados en familias probablemente felices, la energía generosa que transmite una pareja bien avenida —mañana y mañana y mañana puede pasar cualquier cosa, pero lo nuestro no pasará—. Esa es la fuerza que se anhela incesantemente”. Sin embargo, también existe ese dolor profundo, endémico de los mal amados, de los que piensan que las mieles del amor están negadas para ellos. Esos mismos que carecen de fuerza de espíritu, porque están llenos de  hiel cuando asoman las palabras a sus bocas. Para estos también hay remanso en la literatura.

Como  proposición inicial, se encuentra Reiner María Rilke con su libro “Cartas a un joven poeta”, este es un texto sencillo, porque no me presume de recetas o amonestaciones  soberbias que indiquen cómo encontrar el amor: su promesa es tan obvia, que por eso mismo se hace ajena, pues se le teme: la soledad. Rilke replica: “El amor es el encuentro de dos soledades”. Ello indica que para estar dispuesto a amar y a ser amado es fundamental primero conocerse, para saber qué se está dispuesto a ofrecer y  presto a recibir. Y ello solo se consigue en ese encuentro íntimo y sincero que supone el hecho de escucharnos. Escuchar a ese otro “…que también me habita, ese otro que está solo siempre que estoy solo, ave o demonio (…)”, como lo diría Darío Jaramillo.  La soledad es quien da rienda suelta a lo que en verdad, en verdad se anhela…

El amor es un aprendizaje

Entonces, el amor no es ese sentimiento egoísta, hedonista que quiere “todo ahora mismo”, la existencia a través de la brevedad. El amor toma tiempo y más si se quiere construir con él una relación erguida en fuertes cimientos. Para darle impulso es necesario recurrir a aquellos que saben susurrarle no solo al oído, sino también al alma. Verbigracia, el de Darío Jaramillo Agudelo “(…) tu voz por el teléfono tan cerca apaciguándome, y tan lejos tú de mí, tan lejos. Tu voz que repasa las tareas conjuntas o que menciona un número mágico, que por encima de la alharaca del mundo me habla para decir en lenguaje cifrado que me ama”. O aquel de Sabines que dice: “Me tienes en tus manos y me lees lo mismo que un libro. Sabes lo que yo ignoro y me dices las cosas que no me digo. Me aprendo en ti más que en mí mismo…”  Pero También son necesarias las palabras   cuando el amor se aleja. Para esos momentos, uno de los recomendados es Pedro Salinas: “No quiero que te vayas dolor, última forma de amar…” O como aquel pasaje de Benedetti que, incondicionalmente, recalca una y otra vez: “Se me ocurre  que vas a llegar distinta no exactamente más linda  ni más fuerte, ni más dócil, ni más cauta, tan solo que vas a llegar distinta como si esta temporada de no verme te hubiera sorprendido a vos también, quizá porque sabes cómo te pienso y te enumero (…)”.

Para saber distinguir entre el amor y el apego es recomendable leer a Anthony de Mello, pues él da varias pistas para distinguir entre el amor y la necesidad. En síntesis, cuando se ama se deja ser, no hay espacios para el egoísmo. Sé es capaz de dejar ir, la palabra necesito sale del vocabulario, porque, según este autor: “El amor de verdad es un estado de sensibilidad que te capacita para abrirte a todas las personas y a la vida”. Y si por casualidad nos equivocamos es preciso volvernos a escuchar…


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

6 comentarios

  1. Marina says:

    Excelente articulo! Me gusta la postura de la escritora. Muestra sensibilidad y realidad.

  2. David says:

    complejo sentimiento que en el articulo se describe en todas sus formas..

  3. Juan Camilo says:

    Son muchos los hombres que hablan del amor como si lo conocieran, sin embargo, muy pocos son los que viven en verdadero amor. Quisiera compartirles el siguiente texto, escrito por Pablo de Tarso, y les invito a meditar en cada una de sus palabras…

    “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
    Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.
    Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.
    El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.
    Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
    El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.
    Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.
    Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
    Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.
    Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.”

  4. Elizabeth says:

    Excelente articulo que nos hace recapacitar, todos pensamos que sabemos amar pero al leer a Anthony de Melo y los demás escritores sabiamente citados, nos damos cuenta que nos hace falta mucho pues como seres humanos somos egoístas. Que maravilla amar y sentirse amado así.

  5. Elisa Quinto says:

    Excelente tema!! Aunque parezca una simplicidad la única elección que hacemos en cada momento es el amor…considero que el amor empieza precisamente cuando aceptas la realidad del otro, con sus limitaciones, sus imperfecciones y cuando aceptas las tuyas, cuando te reconoces comoun ser. La búsqueda incansable de San Agustín de buscar el verdadero amor lo llevo al encuentro interior de ese amor que hace Amor en la vida de quien lo encuentra… Ama y puedes hacer lo que quieras!

  6. Jully says:

    Las definiciones sobre el amor son proporcionales al número de seres humanos que lo llegan a descubrir. Sea poeta, filosofo, sacerdote, ama de casa, adolescente o niño cada uno lo llega a descubrir a su manera y genera desde su perspectiva una simple, compleja, romántica, fraterna, pasional o razonable definición según su experiencia.
    El último párrafo del articulo es completamente acertado, amar no tiene nada de complejo siempre y cuando se deje ser y no se predisponga al corazón a sentimientos o situaciones que ni siquiera existen. Estos factores son los que producen ceguera a quienes teniéndolo enfrente continúan ignorándolo.

Deja un comentario